¡Basta ya!

¡Recupera tu salud ahora!

Transforma tu enfermedad en el camino para entender lo que limita a tu cuerpo y toma la oportunidad de mejorar tu salud de una vez por todas.

Hola, soy

Hanna

Este espacio de Coaching Médico está diseñado a tu medida. Aquí tendrás la oportunidad de liberarte de tus límites, sin excusas para seguir viviendo con dolor o cualquiera de los molestos síntomas o limitaciones que te impone tu enfermedad: juntos conocerás otras opciones de bienestar para incorporarlas a tu vida y, por supuesto, ¡Mejorar tu salud!

La combinación de varios recursos te permitirá la re-conexión auténtica y entenderás que la enfermedad es una invitación al cambio que abre nuevos caminos para atraer una nueva mirada hacia tu salud con mayor tranquilidad, recuperando la alegría de vivir. 

Gracias a este proceso obtendrás la fuerza para seguir adelante, sanando profundamente.  

¿Cómo puedo ayudarte?

Elígeme como tu Coach Médico

Terapias bioenergéticas a distancia (T.B.D)

Mindfulness para empresas e instituciones educativas

Esto es lo que algunos clientes y colegas dicen sobre mis servicios

Con su profesionalismo, con el amor a su trabajo, su dulzura y conocimiento ha sabido ayudarme en situaciones donde me he sentido quebrantada en salud. Con la ayuda de su experiencia profesional he podido ver con claridad donde prodría hacer unos ajustes los que se han manifestado en salud y vida.

Amparo Jaramillo

Mentora de mujeres emprendedoras

Atlanta - EEUU

Lo que encontré con la Dra. Ana de la Peña fue un trato de igual a igual, sin ser más ni menos: un tratamiento holístico de la enfermedad, abarcando diferentes técnicas y puntos de vista, dispuesto a aprender, listo para desarrollarme. El tratamiento me ha beneficiado desde todo punto de vista. Me siento a gusto con la forma como la Dra. de la Peña me guía en el tratamiento de una excelente salud física, psíquica, mental e incluso espiritual. 

¡La recomiendo 100%!

Alberto Utreras

Ing. Comercial

Quito - Ecuador

He tenido la bendición de acudir a la consulta de la Dra. Ana de la Peña por varios años. Al principio tenía muchas dudas que un método no tradicional en la medicina diera resultados, mi sorpresa fue grande, ya que no solo mejoraron mis dolencias, sino que también curé mi alma, mi mente y mi espíritu. Esto hizo que lleve a mi familia con la Dra. de la Peña y a todos nos dió buenos resultados. Mi hija, Doménica, es la que más disfruta de las consultas, ella dice que la consulta está ligada a una magia que no puede explicar. Estoy muy honrado de ser paciente y amigo de Dra. de la Peña.

Ing. Ivanov Granja

Experto en TTHH

Quito - Ecuador

En su consulta pude descubrir situaciones de tristezas no resueltas en mi vida. Aprendí a mirame por dentro, a tener consciencia sobre de lo que pasaba en mi interior. Así se resolvió mi salud. Dicen que el cuerpo habla, pero muchas veces no lo escuchamos. Cerré un capítulo que llevaba en mi vida años sin resolver, o por lo menos ¡creía haberlo hecho! Subsecuentemente terminé con solvencia mis estudios de 4to nivel, ¡Mi vida dió un giro muy interesante! Hoy me siento radiante; alegre, más seguro, con muchas ganas de seguir trabajando, con fuerzas para los nuevos retos que me depara la vida. Ya no tengo el temor de cuidarme en exceso y logro mantener una vida normal. Me estoy acostumbrando a verme y sentirme sano, sin afecciones de garganta ni de mis pulmones. Hasta la fecha no he vuelto a enfermarme. 

Gerardo Morales

Pastor

Quito - Ecuador

Decidí contactar a Ana para que brindara sus servicios profesionales y hacer trabajo de equipo. Este tiempo juntas ha sido fructífero ¡Un regalo! He podido evidenciar cómo aplica la medicina de manera integral, considerando el ámbito de las emociones, relacionándola con su padecer, buscando de esta manera no sólo aplicar la medicina convencional, sino de manera particular integrando el entorno de la persona a su vida para. desde luego, conscientizarla de como influye cada pensamiento o idea en su vida misma.  

Paulina Vargas

Unidad seguridad industrial

Quito - Ecuador

Al atravesar por una situación difícil en mi vida relacionada con mi salud, debido a problemas de columna ocasionados por hernias discales, sabía que necesitaba ayuda y comprensión de todo el dolor que llevaba adentro, y tenía que ser alguien de mi confianza. Es por eso que escogí a la Dra. Ana de la Peña, quien con su impulso, ganas, positivismo y mucho profesionalismo, me ayudó a comprender que la sanación de mis dolencias dependía de mi, que podría eliminarlas. Hice varias terapias con ella y llegué a lograr equilibrio emocional, esto me devolvió mi salud y la tranquilidad de mi y mi familia. 

Marcela Cerda Bassante

Administración de empresas.

Quito - Ecuador

Muchos médicos se concentran tanto en su especialidad que se enfocan solo en el órgano a tratar (Será por su especialidad); y se olvidan del paciente en su parte emotiva, interna y espiritual. Ana de la Peña o la Dra. Corazón; no porque su especialidad es cardiología; está enfocada en aquello que los demás han olvidado, la ternura que en medio de la tormenta aqueja a su paciente. Mi consulta fue desafiante al pasar con la entrevista de la dra. ocupacional que nos visitaba; encontré un ser humano dispuesta por su conocimiento a mejorar mi salud a partir de la mejora de mi estilo de vida, de mis relaciones, del manejo de mis actividades laborales y también de mi fe (Cristo Jesús). Como cristiano hay cosas que lo oriental y algunas terapias o la metafísica misma, no se aplican a mi fe y confianza en Jesucristo; más la apertura de que Ana pudo entender mi posición en Él; me permitió entender su posición espiritual y trabajo. Con esto se ha ganado y en buenos términos como la Dra. Corazón, quien me quiso ocupar primero en mí como persona; humano y frágil en lo corporal; y fuerte en lo vivencial, gracias Anita, Jesucristo te bendiga y revele su amor sobre tu espíritu.   

Carlos Caizapanta J.

Pastor Iglesia Evangélica de Iñaquito

Quito - Ecuador

El tumor cerebral que le cambió la vida a Mercedes Andrade

El diagnóstico que le cambió la vida a Sandra Guevara

La terapia que cambió la realidad de Daniel Quirola

¿Qué esperas?

¡Toma acción ahora!